12 de enero de 2018

Déjate respirar


No te resguardes de la fiera libertad de la vida. 

Tú eres eso. 

Sonríes plenamente, fluyes plenamente, entonces arde también plenamente, estáncate plenamente, contráete plenamente. 

Si te sientes atrapado es porque intentas escapar. Si no puedes ir hacia fuera es porque la salida está dentro, o porque no hay necesidad de salir. 
Si las paredes son gruesas, si la cáscara es demasiado dura, abandona esa intención por el momento, cambia tu enfoque, descansa, implosiona. 
Totalmente entregado a lo que ahora ocurre. 

Nada te limita, excepto tu idea de que sabes cómo debería ser. 

No te compliques tanto. 

Cuando toca avanzar, el camino está libre. 
Cuando no hay caminos, siéntate a descansar. 

No tomes como amenazas los regalos que recibes. 

Siempre hay una oportunidad para vivir abierto a lo que ocurre. 
Siempre hay una oportunidad para ver que nada está en contra, que todo respira a la vez. 

Déjate respirar.




No hay comentarios:

Publicar un comentario