13 de noviembre de 2016

La grandiosidad de saberse pequeño




Haz lo que amas.
Sin excusas. Sin pretensiones.
No te preguntes cómo lo harás, no te preguntes si puedes hacerlo, no te preguntes de qué vivirás.
No te preguntes.

Hazlo más simple. Simplemente hazlo.

No tienes que cambiar nada, no tienes que dejar tu trabajo, ni hacer ningún cambio en tu vida.
Simplemente, haz lo que amas.

Y lo que amas no es algo grandioso en principio, no es "la idea del siglo", no es algo con lo que pretendas ser famoso, impresionar a los demás o ser el mejor.
No es algo que puedas planear.
Lo que amas es algo simple, cotidiano, algo tan simple que no lo ves, algo tan natural que lo haces sin darte cuenta.

Cuando comienzan las preguntas se interrumpe el flujo, cuando te preguntas cómo hacerlo ya te has salido de tu cauce. Lo que amas es algo que haces sin saber cómo, sin saber por qué ni para qué.

Lo que amas no es algo que haces, es tu forma de vivir, es la expresión más pura de lo que eres. Es una acción pura, sin intención y sin miedo.

Permítete hacer lo que amas, permítete expresar lo que eres, simple, humilde, entregado al no saber.

"¿Cómo lo haré?, ¿podré hacerlo?, ¿gustará a los demás?, ¿podré vivir de ello?"... ¡A la porra con todo eso! Hazlo por placer. Hazlo por amor. Hazlo porque, al fin y al cabo, no puedes no hacerlo, porque es algo que siempre has hecho de todas formas.

No te pongas más excusas, no hay nada que pueda impedirlo salvo tus complicadas ideas.
Lo que amas es algo que haces sin pensar.
No hay futuro, no hay mañana, sólo el disfrute y la sorpresa de hacer lo que eres, de ser lo que haces, de fundirte en la acción, con todos los tiempos disueltos en el eterno presente. Ahora, descubriendo cómo se hace mientras se hace, para volver a olvidarlo una vez más. Observando, perplejo, cómo se hace lo que tú nunca podrías hacer. Viviendo en esa ignorancia que no es un límite si no la ausencia de ellos.

Haz lo que amas, no para engrandecerte, sino poniéndote al servicio de algo más grande.
Descubre la soberbia inmensidad de ser humilde, descubre la grandiosidad de saberte pequeño, una hormiguita que simplemente hace lo que ama.


No hay comentarios:

Publicar un comentario