8 de abril de 2019

Naufragios literarios


Me gustan los textos que tienen grietas. Palabras que parecen barcas, pero no lo son. Océanos en los que uno parece estar remando en la superficie y de repente se ve, sin saber cómo, en el agua, e irremediablemente atraído por el silencio de las profundidades abisales. Escritos que no son horizontales, que no son caminos, son esferas, no son historias lineales, opciones únicas, versión cerrada, sino caleidoscopio, infinitas posibilidades. Libros que uno no necesita continuar leyendo, que puede tragárselos enteros en una frase, en una palabra, o, quizá, más bien, ser engullido por ellos. O que (en tal miseria no caigamos) uno puede cruzar enteros sin haberlos descubierto nunca, recorriendo con celeridad la superficie sin cruzar nunca ese filo, sin acceder nunca al auténtico viaje.

Qué misterio. No sé si serán los textos, o la forma de leerlos, o el alquímico encuentro de ambos.

Uno ya sabe, cuando bullen estas palabras, que en algún lugar y tiempo, alguien que todavía no las conoce ya las ha bebido. Y uno ya sabe, cuando las bebe, que se está disolviendo en el mismo mar que las pronuncia.

Miradas al mundo que destruyen el mundo. 
Palabras que explotan en el silencio. 
Océano encontrándose a sí mismo 
para volver a tragarse en colosal naufragio. 
Olas que diluyen la roca, beso a beso, 
olas que arrancan la roca y se la tragan.




Leer más...

31 de marzo de 2019

Mensaje para un mensajero

Basura es lo que escribes cuando pretendes decir. Las palabras verdaderas fluyen a borbotones como un volcán irrefrenable, tú sigues a las letras mientras ardes con ellas. Tú no mandas, tú no dictas, tú copias el dictado. Si no, calla.

De tanto querer decir, no tienes palabras. Decir por decir, y luego buscar el qué. Tú solo pones el tapón. Las palabras tienen un sentido antes de aparecer. No buscas algo que decir para hablar. Tienes algo que decir, entonces hablas. Mientras, ahoga tus impulsos en el silencio, son falsos.

Tú no sabes qué decir. Un mensajero porta un mensaje, no lo emite. No quieras usurpar otras funciones, no aspires a más, porque tu función no es menos. Pero tú no mandas. Asume. Ríndete. Sé humilde. Ni siquiera el mundo que has fabricado sigue tus reglas.

Barajando palabras jamás te acercarás a los mensajes que espontáneamente lanza el silencio.





Leer más...

24 de abril de 2018

Aviso importante a los usuarios de Ordenadores Personales


Estimado usuario,

Con la intención de abrirle la posibilidad a una mejor experiencia con su Ordenador Personal, a continuación le proporcionamos una serie de recursos básicos, de forma que usted tenga la capacidad de solventar las anomalías de funcionamiento que pueda detectar.

Por favor, siga cuidadosamente las instrucciones de acuerdo con el conflicto detectado:


  • Si tiene la memoria llena, es que tiene usted demasiados datos almacenados, de forma que no hay espacio disponible. Recuerde que el almacenamiento masivo de información entorpece el procesamiento a tiempo real de nuevos datos. Haga una limpieza y borre archivos innecesarios. (Por favor, no olvide vaciar la papelera de reciclaje.)  

  • Si su funcionamiento es más lento de lo habitual, también es probable que esté utilizando demasiados recursos a un mismo tiempo. Abra el administrador de tareas y cierre todo lo que no le sea útil ahora. Los programas abiertos en segundo plano consumen energía y capacidad de procesamiento innecesarias. 

  • Batería baja: La energía sólo se agota cuando hace uso de la batería. Recuerde que puede conectarse a la corriente de forma continua. 

  • Es recomendable hacer una actualización frecuente de las aplicaciones instaladas en su equipo, y eliminar a su vez las que ya no utiliza.

  • A veces, el mejor solucionador de problemas es el reinicio.

  • Por último, recuerde que pasar muchas horas frente a la pantalla puede afectar a su visión. De vez en cuando, desconecte.

Estos son nuestros consejos por el momento.
Si tiene alguna duda póngase en contacto con la Fuente Central.
Si su conexión no se lo permite puede recurrir al Centro de Atención al Usuario de Ordenadores Personales. Pero recuerde ser original con su consulta, de lo contrario confórmese con leer el apartado de Preguntas Frecuentes.

Gracias por su codiciada atención. Devuélvala ahora a usted mismo y procure aprender a gestionar su ordenador, ya que los técnicos tienen demasiada formación como para poder atender a los presentes desafíos. Además, como bien sabe, la nueva tecnología que estamos implementando requiere que usted asuma la responsabilidad total de su experiencia de usuario, y es usted conocedor de los riesgos a los que se expone al delegarla en otros.

Disculpe las molestias. (Ojalá que las pueda disfrutar.)


Atentamente,

El equipo técnico provisional.








Leer más...

17 de enero de 2018

La oportunidad perfecta


Sigue a la vida, no esperes que ella te siga.

Si la vida dice "vamos", no te retrases, camina. Si la vida dice "quieto", no te arranques de listo, espera. Todo tiene su momento, aunque a ti te parezca que es precipitado, aunque a ti te parezca que ya se retrasa.

Todo te va siendo dado. Si no te llega es que todavía es pronto, o que eso no es para ti. No vayas a pedir lo que no tienes, porque es muy probable que te pierdas algo mucho mejor. A veces perderse algo es simplemente no darse cuenta de que lo tienes. No enfoques la vida como una presentación de oportunidades que siempre puedes perder, es al verlo así cuando las pierdes. El tren que pasa no era el tuyo, vendrá otro que no esperabas. Descansa en esa confianza, o cuando llegue ese tren no lo verás. Aunque si no lo ves es que tampoco era ese, no volvamos a caer en lo mismo.

La oportunidad perfecta es la que coges. Si no las has cogido no has perdido nada. Si te has precipitado, si eso te parece, es que así debía ser. A veces hay que vivir esos tironeos, pero recuerda, la oportunidad perfecta es la que coges, el tren mejor es en el que vas subido. Respira y disfruta del viaje. Cuando llegues a tu parada lo sabrás. Tu parada es allí donde paras. Cuando has parado, ya no importa por qué lo has hecho o en qué otros lugares podrías haber parado. Estás ahí donde estás. Sumerge tus dudas en ese descanso y te será fácil reconocer que tu intervención no es necesaria, que no puedes equivocarte, que no hay error, sólo la experiencia resultante de creer que sí lo hay. Siempre estás aquí, sin variables. No te distraigas.

Esto que tienes es lo que has sabido darte, lo que has sabido aceptar de las manos llenas de la vida. Si te parece poco, asume los límites que te has puesto.

"La avaricia rompe el saco", pero no te confundas, estar dispuesto a recibirlo todo no es avaricia. La avaricia es un estado de contracción en el que sufres por no poder tener aquello que tú mismo te niegas. Es una forma de miedo. Es una contradicción, una lucha interna contra tus propios límites, contra tu propia escasez. Por eso también se dice que "no es más rico el que más tiene", porque puedes tener muchas cosas y seguirte negando a disfrutarlas, o a ver que ya las tienes, o a recibir las que de verdad disfrutarías más.

Pero no lo olvides, lo mejor que podrías tener es lo que tienes. Puede que en algún sentido te parezca que has perdido una gran oportunidad, pero la vida no hace recortes. Tienes abundancia de lo que tú has pedido, de lo que tú realmente crees merecer. Así que deja de soñar con lo que te parece que te gustaría tener y asume lo que tienes, porque ahí está tu regalo. Si no ves la abundancia, da un giro a tu visión, lo que no te es entregado de una forma te es entregado de otra. Si no has recibido la abundancia en la forma que tú esperabas, eso no significa que no la tengas.

A veces la riqueza consiste en ver nuestra propia pobreza y asumirla como nuestra propia elección. Sólo si ves lo poco que te das puedes elegir darte más. Esto abre la vista a todas las oportunidades, a las que antes estaban fuera de nuestro rango.

La vida no tiene límites. La escasez es la negación a reconocer que tú eres absolutamente responsable de tu experiencia. Es la resistencia a asumir que tú eres la fuente, que tú eres la vida, que nadie te niega nada, sólo tú puedes hacerlo.

No hay tipos de abundancia, ni grados. Sólo existe la abundancia. Tú eliges de qué.

Si dudas, descansa.
La vida se mueve con certeza.
Si tu guía es el miedo, por ahí no es.

La oportunidad perfecta es la que tú no eliges, es la que te elige a ti.



Leer más...

12 de enero de 2018

Déjate respirar


No te resguardes de la fiera libertad de la vida. 

Tú eres eso. 

Sonríes plenamente, fluyes plenamente, entonces arde también plenamente, estáncate plenamente, contráete plenamente. 

Si te sientes atrapado es porque intentas escapar. Si no puedes ir hacia fuera es porque la salida está dentro, o porque no hay necesidad de salir. 
Si las paredes son gruesas, si la cáscara es demasiado dura, abandona esa intención por el momento, cambia tu enfoque, descansa, implosiona. 
Totalmente entregado a lo que ahora ocurre. 

Nada te limita, excepto tu idea de que sabes cómo debería ser. 

No te compliques tanto. 

Cuando toca avanzar, el camino está libre. 
Cuando no hay caminos, siéntate a descansar. 

No tomes como amenazas los regalos que recibes. 

Siempre hay una oportunidad para vivir abierto a lo que ocurre. 
Siempre hay una oportunidad para ver que nada está en contra, que todo respira a la vez. 

Déjate respirar.




Leer más...

6 de enero de 2018

La noche que soy


Bendita seas, noche,
porque nadie te habita.
Vientre del día
virgen encinta
vacío que destila plenitud.
Olvido,
recuerdo genuino,
dentro de ti
soy menos esa,
soy más tú,
soy más Yo.
Lienzo negro
de todos los colores
de ninguno,
para dibujar de nuevo
como si nunca hubiese pintado
Dios
el mundo,
como si todos los amaneceres
estuviesen por evocar.
Noche infinita,
guíñame los dos ojos 
cuando llegue el día,
disuélveme en tu abismo,
vuélveme ventana abierta
de par en par
a ninguna parte.



Leer más...